LatinGene – Novedades, Consejos y Reflexiones sobre negocios biomédicos

El Valor de las Redes

En mi experiencia, las redes sociales son clave para la innovación y el éxito, tanto personal, como social. Quizás el hecho de que venga del mundo científico me haga pensar que todo esto es obvio, pues es sabido que el mundo de los investigadores es un buen caldo de cultivo para desarrollar redes de contactos, ya que entre científicos es normal que se fomente el espíritu colaborativo.

Hace un tiempo, cuando hice mis estudios de postgrado me topé con un libro muy interesante donde por primera vez encontraba a un científico relatando cómo se puede describir (matemáticamente) el fenómeno de las redes físicas o reales, i.e. el conjunto de relaciones entre objetos del mundo real que se conectan de una manera describible y medible y que por consecuencia, dan origen a propiedades del conjunto (red) que sólo aparecen producto de dichas conexiones.

Así aprendí conceptos como nodos, conectores o hubs (nodos altamente conectados) y fui entendiendo cómo los fenómenos de Unión Preferencial, Antigüedad o Fitness de una red pueden explicar la aparición de los hubs a raíz de atributos tan simples como el talento, belleza, calidad, atractivo, etc.

También, gracias a ese libro me divertí descubriendo ejemplos vanales, pero potentes a la vez, del poder de las redes reales con casos como el Numero de Erdos o el Oráculo de Bacon (en honor al actor Kevin Bacon).

Independiente de eso, fueron las lecciones en primera persona las que me permitieron ver y experimentar el poder de las redes. Por ejemplo, en mi paso por Cambridge, gracias a las conexiones que hice en la Maestría, pude presentarle a mi señora a la persona que luego se convertiría en su tutor de Tesis de Doctorado. Así también, gracias al estar estudiando en el exterior, se contactó conmigo una Editora del Diaro La Segunda que necesitaba columnistas chilenos en el extranjero que contaran sus historias. Me puse a escribir y al cabo de unos meses, me hice amigo de otros columnistas. El tiempo pasó y hoy uno de esos columnistas es mi abogado y amigo cercano. Por otro lado, una persona que hoy es de mis mejores amigos, apareció de la nada, literlamente, un día me llegó un correo de un chileno que vivía y trabajaba en Cambridge, que leía mis columnas con frecuencia y que quería conocerme.

Si contara los detalles, este post no tendría fin. Por ejemplo, producto de un amigo en común conocí a otro Chileno que vivía en Cambridge, nos reunimos un día en un Pub y desde entonces, hemos sido buenos amigos y socios en variadas aventuras, incluyendo negocios y proyectos  basados en el poder de  las redes. Así le hemos dado vida a RedCiencia, a las Conferencias Encuentros y a Grupo Aranex.

También de Cambridge se puede desprender un grupo humano muy potente que se mantiene vivo gracias a las relaciones. Por ejemplo, cuando terminé la maestría vine de visita a Chile y en esa ocasión me reuní con una bioquímica joven que tenía mucho entusiasmo y que quería estudiar lo mismo que yo en Inglaterra. Le di un par de consejos – que creo que estaban de más- pues no me cabía duda que sería aceptada y luego de unos meses me contó que había quedado en el programa. Luego, ella se hizo muy amiga de mi señora y prácticamente pasó a ser parte de nuestra familia en UK. Ella volvió a Chile antes que nosotros y al poco andar nos vimos envueltos en proyectos y desafíos similares.

La hiperconectividad despegó cuando con mi señora fuimos recomendados para formar parte de la Red de Líderes de Chile, lo que a su vez se tradujo en que recibiéramos algo de cobertura en los medios locales. Entonces, producto de lo mismo, entré en contactó con otras personas y uno de ellos fue un biólogo que además había estudiado Ingeniería Comercial y que también quería seguir el camino de la ciencia y los negocios. Se sumó al grupo que habíamos formado con la bioquímica que fue a Cambridge y mi señora, y hoy hemos creado un equipo contundente de jóvenes investigadores con visión comercial que evalúa proyectos de inversión y que a veces ofrece asesorías.

La gran lección de conectividad la he recibido trabajando con Pablo Valenzuela en la Fundación Ciencia para la Vida. Aquí he visto el poder de un Hub (núcleo concentrador de interacciones). Por los laboratorios de la Fundación han pasado un sinnúmero de personajes, algunos son connotados investigadores, otros empresarios, también políticos e intelectuales. A decir verdad, gracias al magnetismo de la Fundación es que hoy se han conjugado en Chile los actores necesarios para montar una obra que hable sobre la economía del conocimiento, que relate las aventuras del patentamiento y que por sobre todo cuente, con pre-producción, producción, post-producción y distribución “made in chile” pero de impacto global. Eso es lo que puede pasar con Andes Biotechnologies. No me cabe duda que esta aventura nos va a abrir caminos y relaciones que ni quiera sospechamos.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Berni said, on 14 julio, 2010 at 1:15 pm

    networks networks networks
    la vida esta hecha de relaciones, increible como se arma la historia!
    muchos de esos personajes con los que te cruzas, ahora son parte de la vida, de proyectos conjuntos, y amigos entrañables🙂

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: